Más noticias sobre el Cartel del Golfo

Violencia en corredor turístico refleja evolución de dinámica criminal en México

Informes federales recientes revelan que los hechos de violencia en el corredor turístico Cancún-Playa del Carmen se deben a enfrentamientos entre un cartel independiente y Los Zetas. Este es el ejemplo más reciente de la evolución de la dinámica criminal en México.

Los recientes atentados que ocurrieron en Quintana Roo, estado costero que alberga el corredor turístico Cancún-Playa del Carmen, serían resultado de un intento de Los Zetas por retomar control sobre las plazas de venta de drogas en la franja turística, informó El Universal

Según informes federales obtenidos por ese diario, Los Zetas habían sido desplazados de Quintana Roo desde hace algunos años por un cartel independiente liderado por la exagente de policía federal Leticia Rodríguez, alias “Doña Lety” o “La 40”.

Inicialmente, el cartel independiente de Doña Lety estaba vinculado al Cartel de Sinaloa y lo conformaban desertores de Los Zetas y del Cartel del Golfo, además de exconvictos y exagentes judiciales.

El Cartel del Golfo y el grupo local Los Pelones habrían intentado desplazar en un inicio a Doña Lety, al formar una alianza con Los Zetas llamada “Los Combos”. Sin embargo, los informes recientes indican que estos dos grupos están ahora del lado del cartel de Doña Lety junto al Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), haciéndole frente a Los Zetas.

Asimismo, un comandante de la X Región Militar de la Península de Yucatán, le dijo a El Universal que este cartel independiente está compuesto “por restos de otros carteles”, y señaló que muchas veces los miembros “brincan de un grupo a otro”.

Análisis de InSight Crime

Lo que ocurre en Quintana Roo, más que ser una disputa entre dos bloques, es el ejemplo más reciente de la evolución de la dinámica criminal en México. El cambio de alianzas entre las organizaciones de la zona y la creación de un nuevo grupo integrado por desertores de otros carteles refleja lo complejo del hampa mexicano y la constante adaptación de los grupos criminales a sus circunstancias.

Las organizaciones criminales de México han dejado de funcionar como grandes cuerpos jerárquicos y se han convertido en redes decentralizadas, formadas por células con pocos vínculos entre sí.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

Para establecer su dominio, las nuevas generaciones de carteles recurren a grupos criminales locales, los cuales tienen menos lealtad con organizaciones más grandes. Esto resulta en una continua fragmentación y cambio de alianzas que, como InSight Crime ha señalado, tienden a resultar en enfrentamientos violentos, sobre todo cuando el control de zonas estratégicas está en juego. 

Militarización continúa en México con envío previsto de 500 soldados a frontera

El Secretario de Defensa de México dice que el ejército enviará a 500 soldados a Ciudad Mier en el turbulento estado de Tamaulipas a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, una muestra de que el gobierno mexicano seguirá usando al ejército como medida provisional en la lucha contra el crimen.

Según Infodefensa, por lo menos 500 soldados del 25° batallón de caballería del ejército mexicano, desplegados originalmente en la 17° zona militar de Querétaro, serán enviados allí como refuerzo de seguridad. Esta será la primera vez en cuatro años que Ciudad Mier tiene presencia del ejército.

Milenio informó que la decisión busca apuntalar los esfuerzos de los gobiernos federal, estatal y municipal para combatir el crimen organizado y devolver la seguridad a la región, una zona que padece una cruenta lucha entre varias organizaciones criminales rivales.

La decisión se da pocos días después de la investidura del presidente estadounidense Donald Trump, quien ha señalado que reforzará la seguridad —y posiblemente un gran muro— a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos.

Ciudad Mier hace parte de lo que se conoce como Frontera Chica. Es esencial para el tráfico ilegal a Estados Unidos y alberga la cuenca Burgos, el principal campo de gas natural de México.

Desde que el gobierno mexicano inició un ataque más frontal contra los grupos narcotraficantes en diciembre de 2006, Tamaulipas se ha convertido en uno de los estados más violentos del país, con la lucha entre los Zetas, el Cartel de Sinaloa, el Cartel del Golfo y la Familia Michoacana por el control de estas rutas de tráfico.

Análisis de InSight Crime

La decisión demuestra que el ejército sigue siendo la única opción para la administración del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, pese a la evidencia de considerables fallas en las iniciativas militarizadas para luchar contra el crimen organizado en todo el país. Aunque pueden tener impactos positivos en el mejoramiento de la seguridad local a corto plazo, las actividades criminales muchas veces son trasladadas a otras zonas o restablecidas una vez el ejército desocupa las zonas.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

Con Trump, también es posible que Estados Unidos refuerce la frontera. El congreso estadounidense asignó US$750 millones al Triángulo Norte para “ayuda en desarrollo, programas económicos, financiación y adiestramiento militar, y programas globales de salud y seguridad”.

Lo más probable es que parte de ese dinero se destine a iniciativas de seguridad fronteriza. También harán parte de un esfuerzo más amplio por trabajar con México para contener la afluencia de migrantes centroamericanos desde la región hacia el norte.

Lucha entre carteles tras brote de violencia en epicentro turístico de México

La reciente ola de violencia en el corredor turístico Cancún-Playa del Carmen, el más importante de México, ha generado preocupaciones acerca de nuevos conflictos entre carteles de droga que buscan ganar el control sobre la zona.

En los últimos meses, el destino turístico más famoso de México se ha visto afectado por una serie de actos de violencia. El más reciente ocurrió durante la tarde del martes, cuando un grupo de personas armadas atacó la Fiscalía del estado de Quintana Roo en Cancún, y mató a cuatro personas. Esto ocurre tan sólo unos días después de una balacera durante un evento en el bar Blue Parrot en Playa del Carmen, en donde murieron cinco personas.

Pocos días después del incidente en el bar aparecieron cuatro narcomantas supuestamente de Los Zetas en Playa del Carmen, en las que el grupo criminal se atribuía el ataque al Blue Parrot y amenazaba con atacar a miembros del Cartel del Golfo, y a grupos locales como “Los Pelones” y “Los Chapulines”, informó Proceso.

“Esto es una muestra de que ya estamos aquí. Fue por no alinearte Phillip BPM [fundador del evento que se llevó a cabo en el bar]. Es el inicio vamos a cortar las cabezas de Golfos, Pelones y Chapulines. El Fayo Z Vieja Escuela”, dicen las mantas.

Por otro lado, Animal Político informó que ya se había detectado la presencia del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), al que se le atribuyó una balacera en un club nocturno en noviembre del año pasado, y del Cartel de Sinaloa.

Análisis de InSight Crime

El hecho de que en Quintana Roo puedan estar operando cuatro carteles lo hace especialmente propenso a la violencia. Es una dinámica típica del hampa mexicana que los enfrentamientos crecen cada vez que dos o más grupos intentan tomar control de una “plaza”.

Desde 2013 se ha informado que el Cartel del Golfo es el grupo que mayor control tiene en el estado. Los Zetas, sus históricos rivales, se habían debilitado en los últimos años y perdieron parte de su territorio en el país. Sin embargo, si comienzan a consolidar su presencia en Quintana Roo, es muy posible que la violencia recrudezca.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

El Cartel de Jalisco también sería un jugador clave en esta disputa por territorio. Actualmente, es el grupo criminal que se ha expandido de manera más agresiva en el país y parece haberse convertido en una de las organizaciones más violentas. Su disputa con el Cartel de Sinaloa por la zona de Baja California, por ejemplo, ha resultado en un aumento de homicidios en ciudades principales como Tijuana. 

Élites y crimen organizado comparten una larga historia en Tamaulipas, México

0

El futuro del recién elegido gobernador de Tamaulipas, uno de los estados con mayor infestación de criminales en México, depende del castigo que se imponga a sus predecesores por pecados pasados como corrupción y colusión con redes criminales, según el autor de un nuevo libro sobre el tema.

La impunidad para contrabandistas, narcotraficantes y miembros corruptos de la élite política se remontan al origen mismo del crimen organizado en el territorio noroccidental de México, sostiene Humberto Padgett en “Tamaulipas. La casta de los narcogobernadores: un eastern mexicano”.

Nos lleva a la década de 1930, en plena vigencia de la prohibición en Estados Unidos cuando los contrabandistas traficaban alcohol por la frontera que Tamaulipas comparte con Texas. Uno de los contrabandistas documentados fue Juan Nepomuceno Guerra, quien nació y creció en la ciudad fronteriza de Matamoros, donde fundó lo que ahora se conoce como el Cartel del Golfo.

Padgett pinta un retrato fascinante de Nepomuceno, a quien llama “el patrón”. Este se mantiene intocado por las autoridades, pese al hecho de que le dispara a su propia esposa, la actriz Gloria Landeros, en un arrebato de celos en 1947. Increíblemente, ni siquiera la muerte del hijo del líder revolucionario Pancho Villa unos trece años después tuvo repercusiones legales reales para Nepomuceno.

Por lo menos dos calles en Tamaulipas llevan el nombre de Nepomuceno, y la colusión entre los dos poderes del estado —funcionarios y capos de las pandillas de la droga— se ha vuelto parte de la cultura. Padgett documenta ejemplos de esta relación simbiótica desde la década de 1930 hasta el día de hoy en una investigación que incluyó el examen minucioso de documentos y archivos históricos, así como viajes de campo de bajo perfil.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

Tamaulipas ha sido fuente de la violencia más horrenda en torno a la droga desde el inicio de la campaña gubernamental contra el crimen organizado en 2006. En 2010, 72 migrantes centroamericanos fueron masacrados —presuntamente por los Zetas— y sus cuerpos arrojados en un rancho del municipio de San Fernando. En esa época, los Zetas estaban en guerra con sus antiguos patrones, el Cartel del Golfo. Padgett dedica un capítulo de su libro a la masacre.

“Si tú tienes una fosa de la que salen 300 cadáveres en San Fernando, no es porque haya ocurido un hecho insólito por generación espontánea; es una consecuencia de un proceso político, más que criminal”, afirmó Padgett en entrevista con InSight Crime. “El libro de Tamaulipas se trata de establecer la relación causal entre la corrupción y el efecto social”.

A la fecha, hay fugitivos dos exgobernadores de Tamaulipas, pertenecientes al Partido Revolucionario Institucional (PRI), buscados en Estados Unidos por acusaciones relacionadas con drogas: Tomás Yarrington (1999-2005) y Eugenio Hernández Flores (2005-2010). Durante el ejercicio de ambos, una empresa constructora supuestamente en un día pagó $500.000 pesos mexicanos al gobierno de Tamaulipas, en sobornos.

“Es narcotráfico del estado”, dictamina Padgett, quien cree que las investigaciones legales a Yarrington y Hernández son apenas la punta del iceberg. Padgett documenta una lista interminable de delitos cometidos a lo largo de los años por más de una docena de funcionarios de gobierno en Tamaulipas en relatos que parecen salidos de una buena novela de intriga política.

Uno de los ensayos del libro de Padgett, “Un político pobre es un pobre político”, describe en detalle cómo, según los fiscales de Estados Unidos, Yarrington aceptó millones de dólares en sobornos del cartel del Golfo a cambio de permitir el flujo de drogas en el estado y la frontera con Texas. Ese dinero lo invirtió en propiedad raíz en Estados Unidos, algunas de cuyas propiedades han sido embargadas por las autoridades.

16-06-27PadgettCover

Aunque tanto Yarrington como Hernández Flores son requeridos por la justicia en Estados Unidos, aún tienen que ser capturados por el gobierno mexicano. Se dice que Hernández Flores apareció en una fotografía votando en las elecciones para gobernador a comienzos de junio, en las que Francisco García Cabeza de Vaca, del Partido de Acción Nacional (PAN), le ganó la gobernación de Tamaulipas al partido PRI del presidente Enrique Peña Nieto, por primera vez en la historia moderna.

Cuando Cabeza de Vaca asuma el poder el 1 de octubre, le corresponderá a él y a sus contactos en el gobierno federal decidir si aplican o no un castigo ejemplar a sus antiguos colegas como prueba sólida de que no se tolerará la corrupción. Pero en la historia contemporánea en México hay pocos ejemplos de castigo a políticos y miembros influyentes de la élite por colaborar con el crimen organizado, y ni un solo político figura en la actual lista de capos más buscados de México, sostiene Padgett.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre élites y crimen organizado

Señala que el incidente “Casa Blanca” en 2014, que puso al descubierto compras de casas hechas por Peña Nieto, la esposa de este y su ministro de finanzas a prominentes contratistas del gobierno, pero en el que fueron absueltos de cualquier delito indica que la impunidad sigue siendo la norma para las élites políticas en México.

“No puedes explicar el fenómeno de la delincuencia organizada sin la permanente complicidad de las autoridades mexicanas”, comentó refiriéndose a todo el país, no solo al tema de su libro.

Pero cuando se le preguntó si la preencia de tanta actividad criminal ha sido totalmente negativa para Tamaulipas en particular, Padgett se mostró dividido. Sin duda, dijo, el cartel del Golfo ha contribuido al desarrollo económico del estado.

“Quítales la migración —las remesas, quitas el dinero del comercio informal y quitas el dinero del narcotráfico… qué cosa tan cabrona se hace” para el estado, admitió.

Importante ‘Capo’ de Cartel del Golfo de México buscó refugio en Texas

0

Un antiguo abogado de carteles, que dirigió el Cartel de Los Zetas antes de huir a México, fue una excepción a la “norma” que dice que los grandes capos no intentan esconderse en Estados Unidos. Los tres hombres que mataron a Juan Jesús Guerrero Chapa se presentarán a juicio en Texas a finales de abril.

Un hombre que cayó abatido en un exclusivo centro comercial de un suburbio de Dallas fue identificado en documentos de un juzgado federal como líder interino de un notorio cartel mexicano, aseveración que va en contravía a la creencia arraigada de que es raro que los capos de la droga busquen escondite en Estados Unidos.

Juan Jesús Guerrero Chapa se mudó a una mansión en Southlake, Texas, en 2011, dos años antes de ser fatalmente abaleado por tres hombres que, según los fiscales del caso, llevaban meses acechándolo.

Este artículo apareció originalmente en El Daily Post y se republica con autorización. Vea el original aquí.

Según un expediente judicial reciente enviado por los abogados de Jesús Gerardo Ledezma Cepeda —uno de los tres sospechosos elegidos para comparecer por el homicidio de Guerrero —quien llegó a ser jefe interino del Cartel del Golfo—, una de las redes narcotraficantes más violentas de México, luego del arresto de su predecesor Osiel Cárdenas Guillén, quien fue extraditado a Estados Unidos en 2007  y luego sentenciado a 25 años de cárcel.

Como cabecilla del Cartel del Golfo, “(Guerrero) Chapa dirigió una gran empresa criminal, cuyas actividades incluían homicidios, tráfico de estupefacientes, secuestro, extorsión, soborno, lavado de dinero y tortura”, dice el expediente.

VEA TAMBIÉNNoticias y perfil de Cartel del Golfo

Al parecer, al mudarse al área metropolitana de Dallas Guerrero Chapa buscaba en parte el anonimato con su familia. Los registros de la corte señalaron que vivía con un temor constante, porque “había sido hallado por personas que querían matarlo”.

Los funcionarios federales afirman que no es habitual ver a cabecillas de pandillas de alto rango como Guerrero Chapa en Texas, y en particular en el Norte de Texas, una región que los carteles han usado durante años como punto de partida para extender su red de distribución de drogas. La región de Dallas, a la que afluyen varias autopistas de libre circulación y pequeños aeropuertos, permite tomar rutas directas al Medio oeste y más allá.

16-04-18-Mexico-Southlake

Cubrimiento de la televisión local el día del asesinato. Foto: Associated Press.

Ledezma Cepeda y los otros dos acusados deberán comparecer ante el juez a finales de este mes por acusaciones que incluyen: conspiración para cometer homicidio por encargo y persecución interestatal.

Uno de los abogados de Ledezma Cepeda, Wes Ball, declaró que Guerrero Chapa dirigió el Cartel del Golfo de manera transicional o interina. Las  autoridades federales han señalado que Guerrero Chapa era abogado de Cárdenas Guillén y figura principal en la operación del cartel.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Frontera Estados Unidos/México

Los carteles acostumbran mantener a miembros del menor rango viviendo en Estados Unidos para ampliar las operaciones de narcotráfico, indicó mediante un comunicado Russ Baer, portavoz de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos. Estos elementos se encuentran por lo general por periodos de tiempo limitados en los estados y luego vuelven a México para evitar el escrutinio de las autoridades.

Sin embargo, los cabecillas de alto rango no suelen vivir en Estados Unidos, debido a la alta probabilidad de captura, comentó Baer.

Ball añadió que el juicio de los tres acusados de la muerte de Guerrero Chapa puede ofrecer una rara mirada a las operaciones de los carteles.

“La mayor parte de sus cabecillas de carteles nunca llegan a juicio, casi indefectiblemente se declaran culpables”, indicó Ball. “Así que los juicios públicos donde se presentan todos los detalles son en realidad muy raros”.

La muerte de Guerrero Chapa cerca de Dallas en 2013 se dio el mismo mes en que fue condenado en Austin el hermano de los dos principales cabecillas de un cartel rival.

José Treviño Morales y otros usaron las ganancias obtenidas de la venta de narcóticos en Estados Unidos para comprar caballos estadounidenses de cuarto de milla y así lavar el dinero. Los expedientes judiciales muestran que la operación se encontraba en los suburbios de Dallas, y se halló que Treviño Morales había invertido US$16 millones de dólares de dinero de la droga en la compra, el adiestramiento y carreras de caballos en el suroeste de Estados Unidos.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de Los Zetas

Treviño Morales es hermano de dos antiguos cabecillas de Los Zetas, una organización que se ha expandido más allá del negocio de la droga para convertirse en el mayor grupo criminal de México. Uno de los hombres fue capturado en 2013 por las autoridades mexicanas y el otro, dos años después.

En otro caso, Juan Francisco Sáenz Támez fue arrestado por agentes federales en 2014, mientras estaba de compras en la ciudad de Edinburg, al sur de Texas. La Agencia Antidrogas de Estados Unidos informó que Sáenz Támez era cabecilla del Cartel del Golfo.

*Este artículo apareció originalmente en El Daily Post y se republica con autorización. Vea el original aquí

Al servicio de los carteles de México, los brazos armados generaron una explosión de violencia

0

A principios de los años noventa, los carteles de México comenzaron a reclutar asesinos para que conformaran brazos armados. Desde entonces, ha aumentado la violencia contra los civiles que no están vinculados con el crimen organizado, en tanto estos grupos recurren a la explotación de la población como una fuente de ingresos.

En enero de 2010, 17 jóvenes fueron asesinados en una fiesta en Villas de Salvárcar, en el estado de Chihuahua. Pronto se identificaron los autores. Pertenecían a una banda criminal conocida como “La línea”, vinculada al Cartel de Juárez.

El entonces presidente Felipe Calderón no tardó en declarar las muertes como resultado de “un enfrentamiento entre bandas”. Un caso más, según la versión del gobierno, de que “se están matando entre ellos”.

Pero pronto se supo que detrás del crimen había órdenes dadas a La Línea para acabar con los miembros de la banda conocida como “Artistas Asesinos”, que cooperaba con sus rivales del Cartel de Sinaloa.

Este artículo fue publicado originalmente por El Daily Post y es reproducido con permiso. Es la segunda entrega de un proyecto de periodismo denominado NarcoData, desarrollado por Animal Político y Poderopedia, que pretende explicar la evolución y el crecimiento del crimen organizado en México. Vea el artículo original aquí.

La investigación demostró claramente, sin embargo, que los jóvenes asesinados no tenían ningún vínculo con el crimen organizado. Incluso Calderón se vio finalmente obligado a ofrecer una disculpa a las familias de las víctimas.

La realidad es que el mortal ataque fue uno de los casos, cada vez más frecuentes, en los que una organización criminal hirió o mató a un grupo de personas que no tenían nada que ver con las disputas entre los carteles.

Los ataques contra ciudadanos comunes se han vuelto más frecuentes desde los años noventa, cuando los carteles comenzaron a reclutar asesinos para formar células armadas con el fin de atacar a grupos rivales o a otros ciudadanos en caso de que lo consideren necesario.

Los mismos carteles que reclutaron bandas de asesinos se encargaron de equiparlos con armas de alto poder, convirtiéndolos en la primera línea de ataque de los carteles contra organizaciones rivales o las fuerzas del gobierno.

Estas células armadas han sido las responsables de asesinatos colectivos como el de Salvárcar.

En 2008, por ejemplo, se encontraron 24 cuerpos en La Marquesa, estado de México. Los investigadores pudieron establecer que ninguna de las víctimas tenía nexos con el mundo criminal.

En el caso de La Marquesa, los asesinos resultaron ser miembros de La Mano con Ojos, una célula de la Organización Beltrán Leyva (OBL) encargada de eliminar las operaciones del grupo rival La Familia Michoacana en el estado de México.

Otro caso similar, en julio de 2010, tuvo lugar en la importante ciudad de Torreón, Coahuila, donde 17 personas fueron asesinadas en una fiesta de cumpleaños por los miembros de la milicia armada Gente Nueva, que trabajaba para el Cartel de Sinaloa.

Los Zetas fueron los primeros

Los mismos carteles que reclutaron bandas de asesinos se encargaron de equiparlos con armas de alto poder, convirtiéndolos en la primera línea de ataque de los carteles contra organizaciones rivales o las fuerzas del gobierno.

El primer brazo armado que trabajó para una organización criminal fueron Los Zetas. En 1998, Osiel Cárdenas Guillén, líder del Cartel del Golfo, comenzó a reclutar exmilitares. Esta estrategia resultó ser un factor clave en el aumento de poder del Cartel del Golfo.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil del Cartel de Golfo

Los Zetas se encargaron de detener el avance del Cartel de Sinaloa y el Cartel de Juárez en Tamaulipas, pues ambos carteles buscaban apoderarse del territorio en la frontera con Texas.

Los carteles de Juárez y Sinaloa, sin embargo, respondieron formando sus propias milicias armadas —La Línea y Los Pelones, respectivamente—.

Al final de la administración de Vicente Fox (2000-2006), esas eran las únicas células armadas que existían, o al menos las únicas sobre las que existía información.

Al final de la administración de Calderón, seis años más tarde, el número creció de 3 a 59.

Luego, aprovechando su poder de intimidación armada, incursionaron en el robo de petróleo de oleoductos, el tráfico de migrantes, el secuestro y la extorsión.

Ese enorme aumento en el número de células armadas condujo inevitablemente a un incremento en la tasa de agresiones contra los ciudadanos del común. La sociedad en general se convirtió en una fuente de ingresos y en víctima de ataques diarios.

“Lo que está sucediendo es que esos grupos fueron creados con la ventaja de cierta infraestructura criminal —armas, vehículos, refugios y sicarios que podían funcionar con autonomía—”, dice Raúl Benítez Manaut, especialista en temas de seguridad en el Centro de Investigaciones sobre América del Norte y en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Y el mejor negocio además del tráfico de drogas es presionar a la población.

Hay varias maneras de hacer esto último. Los Zetas, por ejemplo, actuando inicialmente como el brazo armado del Cartel del Golfo, pronto abrieron nuevas líneas de negocio, como ventas al menudeo de drogas y de productos pirateados. Luego, aprovechando su poder de intimidación armada, incursionaron en el robo de petróleo de oleoductos, el tráfico de migrantes, el secuestro y la extorsión.

“Después de que Los Zetas comenzaron a operar con libertad y a volverse más grandes y poderosos, otras organizaciones criminales vieron que lo que estaban haciendo era rentable”, señala Guillermo Valdés, exdirector del Centro de Investigación y Seguridad Nacional de México (Cisen).

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de Los Zetas

Antes del año 2000, las actividades del crimen organizado incluían principalmente el tráfico de drogas ilícitas y se orientaban hacia el mercado exterior. Pero después de que los carteles comenzaron a reclutar asesinos para formar milicias armadas, surgió un próspero negocio basado en diversas formas de agresión contra la sociedad en general y la explotación ilegal de las economías locales.

Cómo ocurrió esta evolución, sus causas y consecuencias, es algo que se estudiará en la siguiente publicación de NarcoData.

* Este artículo fue publicado originalmente por El Daily Post y es reproducido con permiso. Es la segunda entrega de un proyecto de periodismo denominado NarcoData, desarrollado por Animal Político y Poderopedia, que pretende explicar la evolución y el crecimiento del crimen organizado en México. Vea el artículo original aquí.

Las razones de México para extraditar presuntos capos

0

México extraditó a dos presuntos capos de la droga y a casi una docena de otros narcotraficantes sospechosos a Estados Unidos, una decisión que puede haber sido influenciada por la fuga en julio del famoso capo Joaquín “El Chapo” Guzmán de una prisión de máxima seguridad.

 El 30 de septiembre, México extraditó a trece sospechosos de narcotráfico para que respondieran ante la justicia de Estados Unidos. Este grupo incluía a Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”, quien dirigía una facción de la disuelta Organización Beltrán Leyva (OBL), y al excabecilla del Cartel del Golfo Jorge Eduardo Costilla Sánchez, alias “El Coss”, según informó Reuters (Vea abajo un breve perfil de cada uno de los trece presuntos narcotraficantes).

Muchos de los extraditados llevaban años encerrados en cárceles de México. Tanto La Barbie como El Coss fueron capturados durante la administración del expresidente Felipe Calderón.

La decisión ha suscitado especulaciones de que el gobierno mexicano estará más dispuesto a admitir pedidos de extradición de Estados Unidos en el futuro.

“Lo que creo es que no serán tan inflexibles como lo fueron al comienzo de la administración [del actual presidente Enrique Peña Nieto]”, afirmó Alejandro Hope, de El Daily Post, a InSight Crime.

En 2013 —el primer año de la administración Peña Nieto— las extradiciones a Estados Unidos cayeron en más de la mitad en relación con el año anterior.

VEA TAMBIÉNCobertura sobre extradición

La fluctuación de las extradiciones en el tiempo es notoria. Casi inmediatamente después de la captura de El Chapo en febrero de 2014, las autoridades de Estados Unidos dejaron claro que querían que la cabeza de la más poderosa organización de tráfico de narcóticos, el Cartel de Sinaloa, enfrentara la justicia en los Estados Unidos. Empero, las autoridades mexicanas insistieron en que Guzmán completara primero su sentencia en México.

Pero El Chapo escapó apenas 16 meses después de ser encerrado por un túnel que lo sacó de la cárcel de máxima seguridad donde estaba detenido, lo cual puso aún más tirante a la larga y complicada relación entre México y Estados Unidos en lo que atañe a la extradición.

Análisis de InSight Crime

La decisión tomada por México de extraditar a La Barbie y a El Coss bien puede ser resultado directo de las consecuencias diplomáticas acaecidas a raíz del episodio de El Chapo. Según Hope, uno de los principales objetivos de las extradiciones recientes fue “remediar la desavenencia con Estados Unidos que se derivó de la fuga de El Chapo”.

Sin embargo, la fluctuación de las extradiciones en el tiempo también se vio afectada por limitaciones de procedimiento. El proceso de extradición para muchos de los sospechosos había estado gestándose mucho antes de la evasión de El Chapo.

“Hay razones legítimas para esas demoras”, señaló Hope a InSight Crime. “Algunos de esos tipos llevan mucho tiempo interponiendo recursos contra la extradición”.

Pero otra posibilidad es que las autoridades mexicanas estén tomando medidas preventivas para evitar un disgusto en sus relaciones públicas similar al que tuvieron que pasar tras la fuga del El Chapo. Un total de 20 funcionarios han sido arrestados en conexión con el caso de El Chapo, incluyendo a dos exdirectores de la cárcel del Altiplano, la instalación de la que se evadió el capo y donde se mantenía retenidos a La Barbie y El Coss. Dadas estas circunstancias, el gobierno mexicano puede haber temido la inminencia de otra fuga bien publicitada.

Sospechosos extraditados

 15-10-01-BarbieMugShot

Nombre: Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”
Grupo criminal/posición: Exlíder de la Organización Beltrán Leyva
Cargos: Conspiración para importar y distribuir cocaína, lavado de dinero

15-10-01-Coss

Nombre: Jorge Eduardo Costilla Sánchez, alias “El Coss”
Grupo criminal/posición: Exlíder del Cartel del Golfo
Cargos: Importación y distribución de cocaína y marihuana, lavado de dinero y amenazas a agentes de policía federales

15-10-01-Kingery

Nombre: Jean Baptiste Kingery
Grupo criminal/posición: Vinculado al Cartel de Sinaloa y a otros grupos criminales
Cargos: Tráfico de armas y exportación ilegal de municiones y material armamentista desde Estados Unidos

15-10-01-Montemayor

Nombre: Carlos Montemayor González, alias “El Director”
Grupo criminal/posición: Suegro de La Barbie, miembro de la BLO
Cargos: Narcotráfico y lavado de dinero

15-10-01-Celis

Nombre: Luis Humberto Hernández Celis, alias “Pack”
Grupo criminal/posición: Integrante de Barrio Azteca, sospechoso de participar, junto con Alberto Núñez Payán y Ricardo Valles de la Rosa, en los homicidios de un empleado del consulado de Estados Unidos y otros dos ciudadanos estadounidenses.
Cargos: Narcotráfico, homicidio, conspiración para delinquir y posesión ilegal de armas

15-10-01-Payan

Nombre: Alberto Núñez Payán, alias “Fresa”
Grupo criminal/posición: Integrante de Barrio Azteca, sospechoso de participar junto con Luis Humberto Hernández Celis y Ricardo Valles de la Rosa en las muertes de un empleado del consulado de Estados Unidos y otros dos ciudadanos estadounidenses.
Cargos: Narcotráfico, homicidio, conspiración para delinquir y posesión ilegal de armas

15-10-01-Rosa

Nombre: Ricardo Valles de la Rosa, alias “Chino”
Grupo criminal/posición: Integrante de Barrio Azteca, junto con Luis Humberto Hernández Celis y Alberto Núñez Payán en las muertes de un empleado del consulado de Estados Unidos y otros dos ciudadanos estadounidenses.
Cargos: Narcotráfico, homicidio, conspiración para delinquir y posesión ilegal de armas

15-10-01-MontoyaPea

Nombre: Aureliano Montoya Peña, alias “La Changa”
Grupo criminal/posición: Vinculado a la celda de tráfico de drogas de Los Zetas en Chicago
Cargos: Conspiración para poseer y distribuir cocaína, múltiples cargos relacionados con el transporte de ganancias de droga entre Chicago y México

15-10-01-Elizalde

Nombre: Julio César Valenzuela Elizalde, alias “El Piloto”
Grupo criminal/posición: Parte de un grupo de ocho personas sospechosas de traficar metanfetaminas a Estados Unidos
Cargos: Conspiración para poseer y distribuir metanfetaminas

15-10-01-DanielCastillo

Nombre: Martín Daniel Castillo Rascón
Grupo criminal/posición: Desconocidos
Cargos: Conspiración para poseer y distribuir sustancias controladas, conspiración para importar sustancias controladas, posesión con ánimo de distribución

15-10-01-Gonzalez

Nombre: Antonio Reynoso González, alias “El Ingeniero”
Grupo criminal/posición: Vinculado al Cartel de Sinaloa
Cargos: Conspiración para importar, poseer y distribuir cocaína

15-10-01-Platas

Nombre: Antonio González Platas
Grupo criminal/posición: Desconocidos
Cargos: Violación

15-10-01-GarciaSota

Nombre: José Manuel García Sota, alias “El Pelón”
Grupo criminal/posición: Integrante de Los Zetas, sospechoso del homicidio de un agente del Servicio de Inmigración de Estados Unidos
Cargos: Posesión de armas, homicidio

Robo de petróleo en México sigue empeorando

A pesar de los esfuerzos del gobierno por controlar la situación, el robo de combustible ha aumentado en México, en un momento en el que los precios del petróleo y la gasolina están afectando la economía y el presupuesto de la nación.

Pemex, la petrolera estatal de México, registró 1.211 grifos ilegales en sus oleoductos durante el primer trimestre del año 2015, un 58 por ciento más con respecto al mismo período del año pasado, informó Dinero citando cifras de Pemex. Los grupos criminales venden el combustible robado a precios por debajo del mercado a gasolineras controladas por carteles y a otro tipo de clientes.

Las cifras de Pemex muestran que el estado fronterizo de Tamaulipas, ubicado al noreste del país, tuvo el mayor índice de robo de combustible por tercer año consecutivo. En este estado se encuentran asentadas diversas facciones criminales de Los Zetas y el Cartel del Golfo, las cuales siguen ejerciendo constantemente el robo de combustible, según un informe del Wilson Center (pdf) publicado a principios de este año.

Haga clic en la columna “2015” en el cuadro de abajo para ver los estados con el menor y el mayor número de casos de robo de petróleo en lo que va corrido de este año.

Los estados de Guanajuato, Puebla, Tabasco y Jalisco también tuvieron altos índices de grifos ilegales durante el primer trimestre del año 2015. Solamente en Tabasco, el robo de combustible se disparó en 325 por ciento entre el primer trimestre de 2014 y el mismo período en el año 2015.

Análisis de InSight Crime

El impacto creciente del crimen organizado en la industria petrolera de México (Pemex estima que perdió US$1.110 millones el año pasado por robo de combustible) coincide con la caída de los precios del petróleo y la inversión extranjera. El sector de hidrocarburos es crucial para la economía de México, y la caída de los ingresos del petróleo llevó a que el gobierno mexicano redujera el gasto nacional en más de US$8 mil millones este año, y que planee hacer algo similar en 2016.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre el robo de petróleo

La administración del presidente Enrique Peña Nieto, quien durante su campaña prometió reformar y revitalizar el sector de la energía en México, ha intentado detener el robo de petróleo incrementando el número de arrestos. El gobierno también ha implementado un nuevo programa de seguridad específicamente destinado a abordar la situación en Tamaulipas, estado que tiene la tasa más alta de grifos ilegales en el país. Erradicar el robo de petróleo en Tamaulipas depende en última instancia de que se pueda controlar la dinámica de seguridad del estado, algo que el gobierno mexicano ha sido hasta ahora incapaz de hacer.

Pemex también ha tomado medidas contra el robo de petróleo, y ha anunciado planes de sólo enviar combustible no refinado a través de sus tuberías, para llevar a cabo la refinación final en instalaciones de almacenamiento. Con esto se busca bloquear  a los ladrones, quienes se verían obligados a refinar ellos mismos el combustible robado, con el fin de tener un producto vendible. Aunque es una solución novedosa, los resultados de este plan aún están por verse y todavía no abordan el tema de la corrupción interna en Pemex.

Violencia del Cartel del Golfo recuerda los peores momentos de la guerra contra las drogas en México

Un estallido de violencia se presentó en el noreste de México tras la captura del líder del Cartel del Golfo, lo cual demuestra la descarada habilidad que tienen los carteles de la droga para generar caos en este caldo de cultivo de actividades criminales.

El 22 de abril se informó sobre la captura de José Silvestre Haro Mayo, alias “El Chive” o “R1” —el supuesto líder del Cartel del Golfo en Altamira, Tamaulipas— y tres de sus cómplices, lo cual dio como resultado una ola de represalias por todo el estado, dado que los miembros del cartel iniciaron una escalada de violencia para tratar de liberar a su líder, según informó Proceso.

La violencia afectó a los municipios de Tampico, Madero y Altamira, donde miembros del cartel se enfrentaron en tiroteos con las fuerzas de seguridad. Docenas de vehículos fueron incendiados para ser usados como barricadas, con el objetivo de impedir el traslado del capo a Ciudad de México.

Según Proceso, se cree que al menos seis personas fueron asesinadas en los tiroteos, y la vida cotidiana en la ciudad de Altamira se detuvo. “La ciudad estaba paralizada”, le dijo una fuente anónima al portal de noticias. “Se tuvo que evacuar una tienda, cerrar las escuelas y cancelar las clases”.

La armada mexicana informó haber capturado a nueve sospechosos tras el estallido de violencia. Asimismo, el grupo de coordinación de Tamaulipas, que vigila a las fuerzas de seguridad federales y estatales, dijo que la situación estaba bajo control, pese a que un policía del estado fue asesinado. Sin embargo, la captura de “El Chive” aún no ha sido confirmada, y algunos reportes sugieren que el narcotraficante aún continúa fugitivo, aunque las autoridades capturaron a uno de sus subalternos.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles del Cartel del Golfo

Estos disturbios se asemejan a un episodio similar de violencia en Reynosa, Tamaulipas, el 17 de abril, cuando la supuesta captura de otro líder del Cartel del Golfo llevó a tiroteos y bloqueos de carreteras en la ciudad.

Al parecer, las capturas hacen parte de una operación que empezó el 24 de mayo de 2014, con el objetivo de desmantelar las redes de crimen organizado en Tamaulipas, y que ha resultado en la captura de 14 valiosos miembros del Cartel del Golfo y de Los Zetas.

Análisis de InSight Crime

Las recientes agresiones del Cartel del Golfo recuerdan los días oscuros de la “guerra mexicana contra el narcotráfico” que se llevó a cabo durante la pasada presidencia de Felipe Calderón.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

En esa época, las noticias sobre tiroteos entre narcotraficantes y fuerzas de seguridad en Tamaulipas eran bastante comunes, y el gobierno enviaba refuerzos militares rutinariamente, con el fin de contener las amenazas. Este estado también ha sido escenario de algunas de las peores atrocidades ocurridas en la historia reciente de México, como el asesinato de 72 migrantes centroamericanos en 2010.

No obstante, parece que el Cartel de Golfo —pese a la fragmentación debido a las capturas de figuras clave durante los últimos años— aún tiene la capacidad y la seguridad para enfrentar violentamente al gobierno y paralizar a una ciudad entera.

Aunque la estrategia de seguridad en Tamaulipas parece dar como resultado importantes capturas de miembros del cartel, el estado aún parece luchar para ganar control sobre la situación.